Nuestra Historia

El Colegio Guadalupano de El Salvador inició sus labores en el año de 1927, bajo la Dirección de la Reverenda Madre Elisa Pérez, Hija de María Inmaculada de Guadalupe, quien fue su Primera Superiora en El Salvador, contando con la colaboración y apoyo de diez religiosas más.

IMG_20160712_191830

Ubicado en el centro del desarrollo de la capital de dicha época, sobre la Primera Calle Oriente, muy cerca de la Plaza San José, en lo que hoy es el Centro Histórico de la Capital Salvadoreña, inicia sus actividades educativas orientadas a la educación integral de la mujer, en una época en la cual las mujeres no gozaban de rol participativo en los designios de la nación y su educación estaba muy limitada y condicionada.

Fieles a la inspiración pedagógica del Siervo de Dios Padre José Antonio Plancarte y Labastida, fundador de la Congregación de Hijas de María Inmaculada de Guadalupe, atienden y dirigen el Colegio Guadalupano en San Salvador, comprometidas con la educación del corazón, el cual es su espíritu característico Mariano Guadalupano y con su lema “VALOR Y CONFIANZA” de filosofía humanista con inspiración cristiana.

Con la guía espiritual y fundamentada en las bases de la visión, pensamiento e ideología universales del Siervo de Dios Padre Fundador José Antonio Plancarte y Labastida, muy adelantada a la época, el Colegio Guadalupano se abre paso durante la primera mitad del siglo xx en el desarrollo académico de muchas generaciones de mujeres de El Salvador, haciendo mérito al pensamiento de su fundador con lemas y trabajo como lo son:

“Quien educa a una mujer, educa una generación”

“En la educación se encuentra el porvenir de los pueblos”

“La nobleza nace del corazón, no de los títulos”

El Colegio Guadalupano de El Salvador se ha caracterizado por la mística y disciplina en trabajo la cual ha brindado frutos con el resultado de alta calidad académica de su alumnado. El Colegio Guadalupano ha aportado a este país muchas generaciones de jóvenes de alto nivel académico y con bases morales y religiosas las cuales representan el fiel resultado de la educación que en la Institución se imparte.

A partir del año 1948, el Colegio Guadalupano, fortalecido con la aceptación, el cariño y la credibilidad del pueblo salvadoreño, abre sus puertas en un recinto educativo mucho más amplio, diseñado con exclusividad para el desarrollo de funciones de enseñanza integral que abarca desde el área académica de las ciencias, cubriendo los aspectos culturales, deportivos y su esencia religiosa, para niveles desde jardín de infantes hasta bachillerato.

Estas nuevas instalaciones ubicadas en el 1047 de la Avenida Universitaria de San Salvador, hoy 25 Avenida Norte, lugar que actualmente ocupa la institución, fue dotada de auditorio, capilla, internado, canchas deportivas, amplia zona de aparcamiento y accesos. Su población estudiantil para esta época sobrepasaba el millar de alumnos, cantidad que se sigue sosteniendo y creciendo en el tiempo.

Pasan los años, el Colegio Guadalupano continua el fortalecimiento de su institucionalidad y de acuerdo con el compromiso de la educación de la juventud establece dentro de sus prioridades, el de la calidad académica por excelencia y mediante la contratación de muchos profesionales especializados en las distintas áreas de la educación, refuerza su currículo académico; se logra la implementación de laboratorios completos de ciencias, los cuales en un período de la historia de la Universidad de El Salvador, sirvieron para las practicas académicas de las carreras relacionadas a Química, Biología y Farmacia.

Durante la segunda mitad del siglo veinte y exigido por las circunstancias de competitividad se forja una leyenda en el ámbito deportivo con gran cantidad de coronas de campeonatos estudiantiles en Basket Ball y Volley Ball, leyenda que en la actualidad sigue ostentando en diferentes disciplinas deportivas estudiantiles, siendo un referente a nivel nacional e internacional con continuas  participaciones en campeonatos estudiantiles regionales, proveyendo además, de muchos atletas que luego de su trayectoria deportiva estudiantil abonan al éxito de selecciones nacionales.

Comprometidos con la excelencia de una educación integral, a partir del siglo XXl, el Colegio Guadalupano toma el reto y compromiso con la “mejora continua de la educación” y acorde a nuevo orden mundial de la globalización de la educación, se incorpora a la red internacional de Colegios Guadalupanos Plancartinos, cuyo número sobrepasa el medio centenar  y se encuentra diseminados en países de América del Norte, América Central, America del Sur y el Caribe.

Se establecen las bases de una mejora continua de la educación con un control y seguimiento de la implementación de la educación evaluación, de métodos y resultados, el establecimiento de programas académicos de alta calidad comprobada, con un amplio y diestro manejo de tecnologías de punta. Además se adopta la enseñanza del idioma inglés como segunda lengua. Cabe destacar que en el plan de la educación integral de los alumnos se denotan como ejemplo: el plan de lectura de primaria, la participación de alumnos en concursos internacionales de computación y la participación en competencias de ciencias físicas y matemáticas, con buenos resultados en dichas áreas.

Este esfuerzo, que involucra a los padres de familia, maestros, escolares y personal administrativo, es decisivo para lograr la mejora continua en el servicio que ofrece la Institución. El objetivo es que las alumnas y alumnos se gradúen con un buen perfil académico y de proyección social.

El proceso de mejora continua hace acreedor al Colegio Guadalupano a una certificación internacional que es otorgada por Confederación Nacional de Escuelas Particulares, con sede en México, la cual está afiliada a la Oficina Internacional de Educación Católica de Bruselas, Bélgica y a la Confederación Internacional de Educación Católica Bogotá, Colombia.

Nacen entonces la misión y visión del Colegio Guadalupano de San Salvador, la cual es universal para la red de colegios Guadalupanos Plancartinos, siendo estas:

Misión

"La misión del Colegio Guadalupano es formar en el humanismo cristiano, mediante la educación evangelizadora, integral y armónica de la niñez y juventud".

Visión

"La visión del Colegio Guadalupano es proyectarse a la sociedad postmoderna como una institución educativa excelente por su humanismo y su nivel cultural".

La constelación de valores morales constituye un aspecto fundamental de la formación de valores predominantes (axiológicas), en los Colegio Guadalupanos Plancartinos, siendo el centro de la constelación el AMOR CRISTIANO. Alimentados por la constelación de valores promovidos por: Dignidad Humana, Bien Común Y Justicia Social, el Colegio Guadalupano de EL Salvador proyecta esta dimensión y compromiso hacia los pobres, los desamparados, los huérfanos y todos aquellos excluidos de la sociedad. Su educación es profundamente orientada al cumplimiento de estos compromisos.

Y ante esto y como ejemplo, la comunidad estudiantil del Colegio Guadalupano durante más de 20 años ha beneficiado a familias que habitan en el caserío Cacho de Oro, a través de un programa social. Este Caserío se ubica a 93 kilómetros de San Salvador, en el departamento de La Libertad, donde habitan más de 35 familias de escasos recursos económicos que han sido adoptadas por alumnas que cursan los dos últimos años de bachillerato del Colegio.

Ellas han asumido la responsabilidad de dotarlas, mensualmente de canastas con granos básicos y artículos de primera necesidad. Así mismo han construido un pequeño centro escolar y se han habilitado pozos para la extracción de agua.

Este es el proyecto insignia del Guadalupano que ha logrado convocar a toda la comunidad, estudiantil, padres de familia y a personas altruistas con la finalidad de sumar esfuerzos para ayudar a quienes más lo necesitan.

Existen además otros proyectos sociales fundados y conducidos por excelentes ex alumnas de la Institución, específicamente en la ciudad de San Miguel, proveyendo ayuda a los más necesitados mediante la donación de canastas básicas para familias pobres, comedor a menesterosos, clínicas dentales y de salud general, etc.

Muy concientes de los retos exigidos en el mundo actual, tan necesitado de valores y virtudes, el compromiso adquirido por el Colegio Guadalupano es el de incluir aquellos valores y virtudes que deberán irradicarse por nuestros alumnos, a la sociedad salvadoreña:

Solidarios, Cristianos, Amantes de Jesús, Imitadores de María, Con excelencia académica, Responsables, Optimistas, Creativos, Respetuosos, Fuertes en la fe, Evangelizadores, Serviciales, Propositivos, Buscadores del bien común, Críticos, Comprometidos, Analíticos, Integrales, Dignos, Honestos, Virtuosos, Humanos, Piadosos, Justos, Firmes, Útiles, Con identidad propia, Alegres, Positivos, Auténticos, Fieles, Reflexivos, Con conciencia social, Dinámicos, Agradecidos, Bondadosos.

... y esta historia la seguimos haciendo todos ... integrados al plan de Dios, nacido desde el fondo del alma cristiana..... seguiremos con VALOR Y CONFIANZA combatiendo todos los retos, embates y forjando una sociedad capaz de vivir la felicidad de existir, compartiendo el servicio y construyendo el reino de Dios....